Tremendo lío que se ha armado el día de hoy con esto de la caída de los servicios de Facebook. En mi trabajo estamos hace más de un año enviando actualizaciones e información vía WhatsApp, además de la rutinaria comunicación con la familia y amigos, pero hoy ha sido totalmente diferente, hoy hemos regresado a las llamadas directas, parecía que nos habíamos transportado diez años atrás, la sensación sin dejar de ser nueva era increíble y fuera de lo común que inunda nuestros días, gracias, programadores de Facebook por un día atípico en este mundo donde no podemos depender de un control central para nuestra comunicación.